El Césped Artificial Decorativo tuvo su origen a principios los años 80. Causaba simplemente una sensación natural de forma visual, por su color, pero en ningún momento era comparable a la hierba por su tacto, estructura o confort. Su fin era meramente decorativo
Aparecen los nuevos tipos de fibras más suaves, más resistentes, menos abrasivas de polietileno (PE); El Césped Artifcial ha ido evolucionando hasta simular casi a la perfección el natural, ofreciéndose garantías de más de 7 años de vida.
El césped artificial se compone de fibras que pueden ser de tres tipos. Polipropileno (PP): es un material que a nivel de césped para jardinería solo se usa en forma rizada, y ello porque es más abrasivo y por tanto menos agradable al tacto, además tiene una durabilidad inferior.- Polietileno (PE): es un material que se utiliza tanto para césped de jardinería como para deportivo. Con este material conseguimos un césped muy suave y agradable al tacto. Además la durabilidad es mucho mayor, porque ya de por si es más resistente a los rayos UV. – Poliamida (PA): es el material más resistente y duro, pero también es el más abrasivo, por ello en jardinería solo se usa rizado como relleno para los césped de alta gama, ya que riza mucho y no se acaba enmarañando con el PE, ofreciendo un resultado perfecto al ser combinado.

 

La densidad de la fibra nos indica lo mullido y acolchado del césped, por tanto a mayor densidad mejor pisada, por más acolchada, y por más recuperación tras la misma, por tanto más verticalidad.
En cuanto al deportivo, cualquier deporte que se juegue sobre césped natural, puede jugarse sobre césped artificial. Con una ventaja importante, siempre dispondrá de una superficie de juego preparada para su utilización, sin peligro de calvas, ni barro que impidan su disfrute. Gracias a la evolución de las fibras y a las proporciones adecuadas de arena de sílice, se consigue un excelente efecto de la pelota sobre la superficie y un contacto mucho más suave sobre la piel de los jugadores. Las principales aplicaciones son, fútbol, tenis, pádel, golf y otros deportes como rugby, mini- golf, etc…
Entre sus características, destaca que prácticamente no necesita mantenimiento y por consiguiente representa un ahorro en costes, tiempo y mano de obra; y respecto al césped natural ofrece unas ventajas significativas:
Se conserva siempre verde y fresco, incluso en lugares con mucha sombra o en zonas expuestas al intenso calor, se hace innecesario regar, segar, cortar cantos, fertilizar, airear, sembrar y retirar la mala hierba. La superficie es limpia y elástica; protege a los niños y deportistas de lesiones. Utilizado en los juegos de los parques infantiles, en piscinas hinchables, no dejan tras de si zonas amarillentas. Es resistente al deterioro, un material de alta calidad que asegura un duradero y despreocupado placer de tacto. Es antideslizante en zonas húmedas, eliminando la posibilidad de la aparición de musgo, no provoca alergias.

Por último, el césped artificial es amigo del Medio Ambiente. El ahorro de agua contribuirá además a un mundo más verde y sostenible, y en su fabricación se hace uso de materiales respetuosos con el medioambiente y la consiguiente posibilidad de reutilización.